jueves, 22 de enero de 2009

Aprendiendo a volar

___________________
Nos arrastramos por la vida después de haber estado sumergidos en las entrañas de la existencia. Nos deslizamos lentamente por el amaestramiento cogidos de la mano de la ligereza. Reptamos y gateamos hasta que el equilibrio nos permita andar. Andamos y saltamos hasta que la seguridad nos consienta correr. Corremos y aceleramos hasta que la confianza nos haga caer. La precaución nos hará levantar, la lección aprendida nos incorporará y evocar nos dejará seguir. Nuevos elementos nos harán bracear por nuevas sendas. Flotaremos con la cautela adecuada, respiraremos con la atención oportuna, nadaremos libres de caídas inesperadas y nos zambulliremos en un fluido esencial. Los errores salvados nos harán escapar de un destino fatal y en la orilla de la experiencia, nos escurriremos la indolencia. Volveremos a caminar con menos ligereza, agarrado esta vez de la mano de una bisoñez imberbe. El correr se hará costoso y el saltar se volverá una utopía. Cuando andemos placidamente con la conciencia tranquila, abriremos las alas para volar por fin eternamente.



2 comentarios:

María Diez dijo...

Toda una vida nos cuesta aprender.
Un texto muy bello.
Un abrazo.

juliobcn dijo...

Gracias María. Fotos como las tuyas también evocan sentimientos y sensaciones que pueden desembocar en textos, o al menos pensamientos de belleza recíproca.