martes, 29 de junio de 2010

Kakadu National Park Part.2

_____________


Volvemos al Parque Nacional de Kakadu para embadurnarnos de naturaleza viva, caminar, escalar y navegar en un entorno mágico. Será nuestra última oportunidad para sentir la verdadera esencia en la tierra sagrada de los aborígenes australianos.




Dos carreteras principales diseccionan el parque por la mitad, la Arnhem Hwy y la Kakadu Hwy. Nos adentramos en las entrañas de ésta última para llegar a las famosas cascadas Jim Jim y Twin Falls, no sin antes disfrutar de un trayecto salpicado de aventura y emoción. Camino de dichas cascadas en 4x4, pudimos contemplar la sabana australiana en todo su esplendor. Flora y fauna en su máxima expresión. Los gigantescos termiteros, llamados “catedrales", nos daban la bienvenida en un marco incomparable, y yo, rebosando emoción. Aves y reptiles, además de los famosos canguros y los denostados búfalos salvajes, no pudieron arrebatar el protagonismo al Dingo, visión casi milagrosa, pues es tarea harta difícil poder contemplar a éste antepasado moderno de los lobos y perros salvajes en su hábitat natural. Pasó casi de soslayo, pero tuvimos tiempo para detenernos, parar el motor y disfrutar de su codiciado deambular por la sabana australiana mientras se perdía entre m maleza.




La señal que nos advertía del desvío hacia las cascadas, nos hacía presagiar que la pista que nos esperaba sería digna del rudo vehículo que manejábamos. Dicho y hecho, estrechos y bacheados caminos, tramos embarrados y todavía anegados de agua por la estación húmeda. Antes de atravesar nuestro último escollo, un río con casi dos metros de profundidad aderezada con una señal más que evidente de “extrema peligrosidad por ser área de Cocodrilos”, tuvimos tiempo de disfrutar del entorno y analizar la situación. El resultado del exhaustivo análisis fue el de siempre, adelante.





Nuestra llegada a las Twin Falls viene precedida por un breve discurso acerca del exuberante entorno por parte de una joven aborigen y un paseo en su propia barca, desde el cual podemos contemplar, además de un paisaje maravilloso, jaulas anticocodrilos y posteriormente las huellas en la arena de la orilla que certificaban el por qué de las terroríficas trampas. Después de una breve caminata, la visión y el disfrute se convierten en realidad. Las cascadas Twin corren durante todo el año pero no son aptas para el baño.



Llegar a las Jim Jim Falls es mucho más dificultoso, hay que retroceder y buscar un desvió que nos acercará a ella tras conducir por una complicada pista de unos 50 km. El último kilómetro sólo se puede realizar a pie y hay que caminar escalando literalmente por un amasijo de impresionantes piedras que conforman el camino. Las Jim Jim son un salto de agua de 215 m cortado a pico, impresionan después de las lluvias, pero solo se puede certificar con vistas aéreas, pues es totalmente inaccesible por tierra en época lluviosa. Durante la estación seca, su caudal mengua hasta reducirse a un hilillo de agua, pero por lo general, y así lo hicimos, se puede bañar en la poza y tomar el sol en la pequeña playa creada por la fuerza del agua.




Saliendo del Parque Nacional topamos con la región del Río Mary, Parque mucho más pequeño que su vecino kakadu, pero no por eso menos importante e impresionante. De hecho, sus pantanales son una auténtica maravilla, y como consejo diré, que es mucho menos frecuentado por los turistas, hasta que se conozca o se ponga de moda.
En el río Mary y sus humedales abundan las aves, los barramundis (pez típico del territorio norte) y los cocodrilos. Podemos encontrar, como en todo el territorio, dos especies de cocodrilos, el de agua salada o (Crocodylus porosus), y el de agua dulce. Los nativos se refieren a ellos simplemente como dulces o salados.
El Cocodrilo de agua salada es el más grande y feroz de todos los cocodrilos en la actualidad. A éste sí hay que tenerle miedo. Muchos de estos cocodrilos sobrepasan los siete metros de longitud, y existen relatos de buena credibilidad donde se hacen referencias a algunos de estos cocodrilos que han superado los diez metros de longitud. No es difícil encontrase en Darwin o alrededores con personas a quienes les falta un brazo o una pierna a causa del fatal encuentro con uno de estos fantásticos y prehistóricos seres.______




4 comentarios:

nirvana dijo...

Realmente hermosos lugares, que hace quien lo ve, bueno en mi caso. Solo viajar y disfrutar de la naturaleza y plasmándola con una cámara; por supuesto hay cosas que no pueden ser fotografiadas, simplemente mirar y sentir.

juliobcn dijo...

Sugestivo, Nirvana, como tu nombre. La fotografía sugiere, te hace imaginar, soñar. Te puede llegar a dar el empujoncito definitivo para viajar a ese lugar y comprobar su belleza de primera mano. Como para el escritor las palabras son el pozo donde beber y la auténtica razón del agradecimiento, el planeta y sus componentes se ofrecen para ser retratados. Como en la escritura, en la fotografía también puede haber metáforas, hipérboles, retóricas nacidas del oxímoron e incluso elementos fabulistas. Viajar es la prueba de fuego para cerrar el círculo. Para tocar y sentir.
Besos

LAURA dijo...

Verdaderamente unas fotografías alucinantes además de la experiencia vivida no?
Gracias por compartir..

juliobcn dijo...

Bienvenida Laura
Sin duda, la experiencia vital es única e irrepetible, la fotografía es sólo un pequeño gajo de la esencia ...