martes, 20 de mayo de 2008

Stone Town (Zanzibar)


Nuestro destino está situado en el Océano Índico a 36 Kms de la Costa Oriental Africana, en ZanzibarLa isla de las especias”. Mitad africana y mitad árabe, fue en su época un próspero territorio que llegó a ser capital del sultanato de Omán
La ciudad de piedra es eterna, colonial, mística, multirracial y emana una belleza decadente abrumadora. Es un lugar de callejuelas sinuosas, bulliciosos bazares, mezquitas y grandes casas árabes. Situada en la costa oeste y en la parte central de la isla de Unguja, es considerada la capital cultural y política del archipiélago.

Zanzíbar se complementa con la isla de Pemba al norte y la isla de Mafia al sur, perteneciendo a Tanzania.


Se dice de Zanzibar, que era propiedad de la Reina de Saba.


Playas exuberantes adornan las costas de Zanzibar, pero eso será otro día, en otra entrada.


Con una longitud de norte a sur que ronda los 40 Km, la isla se puede recorrer tranquilamente en moto, coche o en los típicos Buses autóctonos.




Con muy pocos cambios en los últimos 200 años, la mayoría de casas que se ven hoy en día, datan del Siglo XIX, cuando Zanzibar era uno de los centros de comercio mas importantes del Océano Indico. La fragilidad de los materiales de construcción, provenientes de las piedras coralinas, hacen que la conservación de los edificios sea prácticamente decrépita o nula.
Actualmente se están restaurando muchos edificios de Stone Town para devolverle el esplendor del pasado.

La humedad reinante en la zona y la mala calidad de los materiales, dejan claramente a la vista el paso del tiempo.


La modernidad brota sin remisión para el desagrado del visitante, y para confirmar que el progreso llega a cualquier rincón del mundo.

Los Hoteles son los primeros edificios que gozan de una esmerada restauración. La mayoría son restauraciones de míticos e importantes edificios de la época colonial.


Esplendor de un pasado que nos recuerda sin remediarlo, al punto de partida de las grandes expediciones* en busca de marfil y esclavos al continente africano por parte de los insaciables aventureros de la época. Observando el mar y sus típicos veleros desde el viejo puerto, paseando por sus estrechas callejuelas adornadas de exuberantes puertas coloniales talladas y decoradas con bronce, comiendo pescado de las parrillas ambulantes del mercado nocturno y oliendo la brisa marina con suave fragancia a especias, me imaginaba protagonizando una expedición a pies del mítico Kilimanjaro, para ofrecerle al mundo nuevos horizontes llenitos de aventuras novelescas.
En una ocasión El Doctor Livingstone dijo: “ Zanzíbar es el lugar más bello que he conocido de África para descansar antes de emprender mi último viaje…” .


Se dice que por las aguas del puerto, todavía merodean tiburones anclados en la memoria del pasado, pues en esas aguas lanzaban al mar los cuerpos de los esclavos...


Callejear es sin duda, impreganarte de la esencia del lugar



Las impresionantes casas coloniales y las grandiosas puertas talladas en madera con adornos de bronce, te guiarán por las laberínticas callejuelas.



Al aterdecer y junto a unos bonitos jardines cerca del puerto, montan un mercadillo con infinidad de parrillas dónde podrás saciar tu hambre con todo tipo de manjares; atún, calamar, gambas, langosta, carne de ternera, pescado, patata y un largo etc...

El aroma de las especias sazona el aire a cualquier hora del día y en cualquier lugar.

El archiconocido cantante Freedy Mercury de Queen, nació en Zanzibar después de que su padre viajara desde la India por conflictos con el gobierno británico. La casa donde nació y un Pub muy conocido que lleva su nombre, con un sinnúmero de fotos y recuerdos del artista, es uno de los lugares más conocidos, a lo que a importantes personalidades se refiere que hayan dejado su huella en Stone Town, además de la mansión del Dr. Livingston, supongo... :D


Por desgracia, esas vitales expediciones* fueron el inicio de la debacle y la destrucción, para la asombrosa fauna de la Africa oriental por parte de lo ricos europeos y norteamericanos, que vieron como sus sueños de poder y sumisión se vieron reflejados en la caza sin escrúpulos e incontrolada. Un conocido rico y cazador norteamericano manifestó en su día:..."....hoy he cazado más de treinta leones y diez elefantes, creo que se me ha ido la mano...."

El daño que esos asesinos sin escrúpulos hicieron a finales del S.XIX y principios del S.XX, no se recuperará en la vida.

En Stone Town poco más se puede hacer aparte de pasear, pero en la isla existen numerosas playas paradisíacas de fina arena blanca donde descansar, plantaciones de especias que visitar, el bosque de los famosos monos colobos rojos, criaderos para la conservación de la tortuga verde, disfrutar de la compañía de los delfines en libertad en el sur de la isla o preparar una expedición a la aventura para disfrutar de un safari espectacular por el valle del Rift. También existen atolones y coral para un buen buceo, pero esto último pertenece a otra entrada dedicada al mar.

3 comentarios:

Jesús dijo...

Ay dios mío, que lugares más bellos... Este blog siempre dan ganas de darse uno mismo una patada en el culo y ver mundo :D

juliobcn dijo...

Una patada en el culo Jajaja, eso, eso...
Lo malo es que luego te vuelves un completo masoquista, y no paras de darte patadas..¡¡¡pero dan un gustito!!!
Patada la que te vas a pegar en verano por las tierras del sur, Eh? Friends, Furgo, Rock & Sex :D

El opositor dijo...

Genial, como siempre. Por cierto, ¡qué jevis los buses! :D

Ah, macho, no sé si ya te lo comuniqué. La semana que viene cae la Nikon D60. Menudo verano voy a tener...

Un abrazo.