viernes, 10 de abril de 2009

Nungwi, el paraiso Tanzano

____________
Y allí me encontré, quemado por el sol y aturdido, pero refrescándome bajo una ducha renovadora. Descansando contra la pared y con los ojos cerrados, el tiempo se detenía cada vez que de mi boca huía un suspiro moribundo. Decidí salir del baño, lo mío me costó, y dejando que el pudor se ahogara en el desagüe de la imprudencia, me apoyé con lo puesto en el marco de la puerta de mi habitación para contemplar el panorama crepuscular que posaba ante mí. La poca luz existente ya a esas horas, me dejaba intuir el verde inmediato de la jungla que se confundía con al blancor teñido de oscuridad. Blancor de la presunta y espectacular arena que se esparcía sin criterio hacia el oceáno Indico. El olor a humedad tropical y sal, se mezclaba con el soniquete de las olas al romper, y el sol acabó yaciendo frente a una mirada sosegada.


Desde Tanga en la costa Tanzana partimos hacia Nungwi al norte de Zanzibar, donde el atolón de Mnemba protagonizaría el capítulo subacuático de mis memorias de África.
________________
Por la mañana, el blanco más puro que he podido pisar hasta la fecha en forma de playa, se metía entre los dedos de los pies como queriendo guiarme hasta las entrañas del paraíso. Las huellas ratificaban mi estancia circunstancial, la sonrisa me otorgaba la permanencia eterna.


Al norte de Unguja en Zanzibar se sitúa Nungwi, un pueblecito de pescadores donde, desde hace cinco siglos, se construyen los barcos locales de vela latina (dhows). El lugar, además de destacar por su aspecto idílico, constituye uno de los mejores destinos de la isla para los aficionados al buceo.

El centro de buceo Spanishdancer nos proporcionó unas maravillosas inmersiones.


En sus alrededores se pueden realizar inmersiones espectaculares como las del atolón de Mnemba, Leven Bank o Big Wall. El atolón de Mnemba,”cabeza de pulpo”, lo conforma una pequeña isla situada a un par de kilómetros de la costa noreste de Unguja, y a unos cuarenta minutos en barco desde las playas de Nungwi.
La isla esta protegida por un arrecife coralino circular, de unos 16 kilómetros de longitud, que le proporciona la forma de atolón y encierra en su interior una laguna de aguas cristalinas. La temperatura del agua siempre ronda los 27º-28º C.
Las zambullidas depararán invariablemente encuentros con innumerables especies de coral, barracudas, tiburones ballena, tortugas, rayas y tiburones de arrecife. Los aficionados al snorkel y la natación, encontrarán en Nungwi el único lugar de la zona con una marea aceptable para poder practicarlos con garantias. Los que prefieran tumbarse sobre la arena, cuentan con playas de ensueño en la misma Nungwi y los alrededores. Si desean aislarse del todo pueden acercarse a Kendwa, a tres kilómetros al sur y accesible por mar, pésimas carreteras o el propio arenal durante la marea baja. Durante el día se puede acudir a la subasta de pescado diaria a pie de playa, visitar al faro, donde hay un pequeño acuario lleno de tortugas o acercarse a las ruinas portuguesas de Fukuchani, diez kilómetros al sur.

____________



Diving Zanzibar from juliobcn on Vimeo.

9 comentarios:

María Diez dijo...

El video está chulísimo.
Qué viajes haces y qué bien nos los cuentas.
Me recuerdas a una amiga mia que ha vivido sólo para viajar, bueno y para sus amigos, los relatos de sus viajes me fascinan tanto como los tuyos.
Un beso

cuentosbrujos dijo...

envidia es lo que se siente al visitar este sitio ver estas fotos y comprobar cuan lejos de mis posibilidades quedan estos lugares en el mundo saludos brujos

Jesu dijo...

Que de viajes chulos... pero te falta Cádiz en tu web :D

juliobcn dijo...

*Gracias María. En definitiva, los "viajeros", que no son los que cogen un avión sino los que sienten el viaje, tenemos muchas cosas en común. Sobretodo cuando nos dan las tantas de la madrugada compartiendo experiencias. Contigo y con tu amiga nos darían las uvas :D Esos relatos, son simplemente pinceladas de un cuento maravilloso. Algún día escribiré de verdad, pero sobre papel ... Un beso.

juliobcn dijo...

* Bienvenido "brujo". Esta es tu casa. Lo que menos deseo es desatar envidias. Prefiero llamarlo empujoncito a sentir esencias viajeras. Ya escribí alguna vez, que no hace falta irse muy lejos ni gastarse mucho tiempo y dinero para sentir la "esencia". Las posibilidades están dentro de uno mismo, están más cerca de lo que parece. Confía :D
Saludos

* Welcome Jesu ;D
Lo sé, es una deuda pendiente, este país y tu patria chica. También he de decirte que estas sensaciones van de la mano de imágenes, y que por desgracia no tengo instantáneas de todos los lugares que he visitado y me han emocionado. Cádiz, ... me dan ganas de partir ahora mismo ...en la moto…hacia si bahía ;D
Abrazos

Rattle dijo...

Impresionante Julio. Cada post supera al anterior, porqué es tan bonito este planeta?
Un saludo

juliobcn dijo...

Gracias Rattle. Quizás existan mundos más maravillosos que éste, quizás existan en la imaginación de algún soñador, quizás sea más o menos bonito dependiendo del stress que se tenga ó quizás el planeta no piense lo mismo de nosotros.
Un abrazo

linoleo dijo...

Precioso, esto de viajar es como una droga, a mi me pasa, ya he terminado un viaje y ya estoy deseando hacer uno nuevo, nos hacemos yonkis de ver cosas nuevas una y otra vez, es como si el mundo no fuera capaz de verse en una sola vida.

juliobcn dijo...

Aunque te lo propusieras Lino, sería imposible visitar todos lo rincones del mundo en una sola vida. Lo ideal es aprovechar al máximo la estancia en un lugar para absorber toda la esencia posible. Hay que elegir, hay que descartar. Estudiar sobre el papel que es lo que te interesa descubrir y obviar el resto. Demasiadas cosas en poco tiempo es como saborear un BigMac, no es lo suyo :D
Ánimo amigo yonki, esperemos con ganas nuestras futura dosis de esencia viajera.
Abrazos