miércoles, 10 de diciembre de 2008

The Queen of the Road


Mi padre me llevaba a dar vueltas con su moto, sentado encima del depósito de gasolina, entre él y el manillar. Era feliz, inmensamente feliz. Recuerdo el estío andaluz, las infinitas rectas bordeadas por un mar de olivos, la soledad interrumpida por el sonido emergente de los tubos de escape, el olor a gasolina, la comedida velocidad, el aire tropezando en mi cara, el calor del motor rodeando mis diminutas piernas al descubierto y la sensación de alegría. Era lo más parecido a un sentimiento de libertad absoluto. No es una moda, ni siquiera un capricho, es una pasión profunda nacida del cariño, la añoranza y el fundamento. Llevo conduciendo motos desde hace mucho tiempo, mi padre como era de esperar, nunca me puso pegas a mi delirio por la carretera, pese al sufrimiento lógico compartido con mi madre. Pero quizás ahora, por mi madurez, por el estilo de moto cercana a los gustos de mi padre, por su incapacidad manifiesta para poder disfrutarla, y porque quizás en un futuro cercano sea yo el padre que lleve al galope esas sensaciones, hago este pequeño homenaje al recuerdo, a mi creador, a mi mismo, a mi nuevo caballo de acero y a las futuras rutas moteras. Para ello he creado un video musical cutre salchichero de mi primera salida, grabado por Diana y un servidor, con pocas tomas concebidas el mismo día y en muy pocas horas, con una cámara de dudosa reputación, baja calidad y editada a tropezones. Nos vemos,..... en la carretera.
Aprovecho el momento para felicitaros la Navidad, simplemente y de forma casi autómata.


The Queen of the Road from juliobcn on Vimeo.


2 comentarios:

María Diez dijo...

Pues felicidades por tu nueva moto.
Que la disfrutes y nos traigas nuevas esencias que descubras a su grupa.

Te he dejado un premio en mi blog.
Un abrazo.

juliobcn dijo...

Muchas gracias María, que honor!!! Quiero dedicar unas palabras a ........, mejor me paso por tu blog :D
Abrazos